The truth needs to be told, the Inca trail is very hard! But well worth it!!! It may only be 42 km, and for four days long, but you struggle up hills, Inca steps and stumbled down rocks at altitudes up to 4,215 m. However there are many Inca sites and ruins to keep you entertained on the way, and of course, you have Machu Picchu to look forward to!!

We went with a tour agency called United Mice, our guides where two locals called Sol and Lula, and we can`t recommend them enough! There were 13 people in our group, two guides and 17 porters. Our fellow trekkers came from Italy and the US, and among them, there were some obssesive bird watchers!

We started very early on the first day, the agency came to pick us up from the hostel at 4am! We were all driven to Ollantaytambo for breakfast. After, we were taken to the first control point, at the famous KM 82, we got a stamp in our passports to prove that we were doing the trail and were not one of the lazy ones who get to Machi Picchu by train!

The first day was the longest and probably the hardest. It all started gentle enough but we soon realised that trekking in the midday heat and at high altitudes soon drains all your energy! After half an hour, we passed the first archeological site you can see from the trail, Llactapata. Then, more walking! It was hard enough to make it to the first campsite, where we had lunch. After a lunch consisting of lots of surprisingly delicious food, soon we were trekking uphill again (700 metres!) to the second campsite. We didn`t arrive until around 7, enough time to wash in the hot bowl of water prepared by the porters, have tea, eat dinner, and go to sleep ready for an early morning the next day. We were all exhausted, except for our guides and the porters, who had carried all our camping gear, put up our tents and still found time to cook for all 13 of us!

After a freezing night, we were awaken at 6am the next morning, with a hot cup of coffee! Great pancakes were waiting for us at the breakfast table!!!! After breakfast, however, it was straight into an uphill climb up to 4,215 m, the highest point of the Inca trail, known as “Dead woman´s pass”! Surprisingly we really enjoyed this part! Then down 600 m to the Inca ruin of Runkurakay (from where we could see the pass we´ve just been to, high in the mountains!) and back up again! We also saw the impressive ruins of Sayaqmarka. We spent some time there but some us could only think of the second campsite, which we could see from the ruins. The last part of the day was down into the cloud forest, to our second campsite! We were lucky that we got there only 5 minutes before the heavens opened and let out Andean rain! The kind that will soak you no matter how many waterproof clothes you are wearing! The rain also flooded our campsite and the porters had to dig ditches to channel the water away from the food tent where we were all cowering from the rain!

The third day was another early start but we had been promised an easier day! Blanca wasn´t carying her bag as a bad knee had made the downhill the previous day very difficult and today it was 1,000 m downhill! After walking in the cloud forest, we arrived at the ruins of Phuyupatamarka. After that, it was a relatively easy descent to the third and final campsite, where we arrived at lunchtime! We were tired but really looking forward to our first shower in three days! This is the only campsite in the Inca Trail with hot showers and the guide herself had recommended that we all waited to have a shower. After a well deserved scrub, we went to see the Winay Wayna ruins! The most impressive of the Inca trail (after Machu Picchu, obviously!)

The fourth day was a VERY early start! Our guide, Sol, was determined to make us the first group to arrive at Intipunku, or Sun Gate so we got up at 3.30am (most groups get up at 4am). Luckily, we had delicious pancakes waiting for us at the breakfast table! Then, we had to walk 10 minutes to a check point and wait! Yes, the control didn´t open until 5.30 but the first group at the control is normally the first at the Sun Gate so we all patiently waited! The story of Adam being sick in the middle of the night and falling off a cliff provided enough entertaiment to keep us awake (don´t worry, he´s alive and well, just had to pull himself up with some roots on the side of the cliff!). After the control opened, we had forty minutes of trekking in Peruvian flat in the dark and 10 minutes of ascend to the Sun Gate! Sol kept a quick pace and kept us going so that we were indeed the first group at Intipunku! From there, we got a first glimpse of Machu Picchu in the distance! After admiring the scene and taking some photos, we started again, as we still had forty five minutes to Macchu Picchu! We could see the ruins getting closer and closer!!!!!!!

Machu Picchu did not dissapoint us! The ruins are impressive and in the site, you can see agricultural terraces and houses, as well as religious temples. We can´t really explain how amazing they are so here are some photos!

La verdad tiene que salir a la luz! El Camino del Inca es muy duro! Pero, desde luego, merece la pena! Puede que solo sean 42 km, y se tarden cuatro días en hacerlo, pero en este tiempo tienes que escalar cuestas y subir por millones de escaleras incas para luego bajar por rocas. Además, todo esto en zonas de altura (el punto mas alto del camino esta a 4.215 m). Sin embargo, en la ruta se ven muchos sitios arqueológicos y por supuesto, pensar en Machu Picchu te anima!

Nosotros hicimos el tour con la compañía United Mice, y nuestras guías eran dos cusqueñas llamadas Sol y Lula. Podemos recomendarlos sin ninguna reserva! En nuestro grupo, había 13 personas, dos guías y 17 porteadores. Nuestros compañeros de aventuras venían de Italia y Estados Unidos y entre ellos había algunos observadores de pájaros obsesivos!

Tuvimos que madrugar desde el primer día. Las guías nos recogieron en el hostal a las 4 de la mañana. Fuimos todos en autobús hasta Ollantaytambo, donde desayunamos. Después, pasamos el primer control, en el famoso KM 82, donde nos pusieron un sello en el pasaporte para probar que íbamos a hacer el Camino del Inca y no llegar a Machu Picchu en tren, como hacen los perezosos!

El primer día fue el más largo y probablemente el más duro. Todo parecía muy fácil al principio, pero en seguida nos dimos cuenta de que caminar en zonas de altura y con el sol del mediodía no iba a ser fácil! Después de media hora, vimos las primeras ruinas, Llactapata.  Nos costó lo nuestro llegar al primer campamento, donde íbamos a comer. Después de un delicioso almuerzo, el camino se presentaba cuesta arriba, tuvimos que ascender 700 m hasta llegar al segundo campamento. No llegamos hasta las 7 de la tarde y solo tuvimos tiempo de lavarnos en los bols de agua caliente que los porteadores habían preparado para nosotros, tomar el te, la cena e irnos a dormir. Todos estábamos agotados, excepto nuestras guías y los porteadores, a pesar de que habían cargado cada uno con 28 kg, ya que tenían que llevar todo nuestro equipo de camping, la comida, etc. Además, tuvieron tiempo de montar nuestro campamento y preparar la comida antes de que nosotros llegáramos!

Después de una noche helada, nos despertaron a las 6 de la mañana, por suerte, con una taza de café caliente! Además, en la mesa del desayuno nos esperaban unas crepes deliciosas. Después de desayunar, empezamos a caminar cuesta arriba hasta el punto más alto del camino, a 4.215 m, que se conoce como el paso de la mujer muerta! Sorprendentemente, esta fue una de las partes del camino que más disfrutamos. Después tuvimos que bajar 600 m a las ruinas de Runkurakay (desde donde podíamos ver el paso por el que habíamos pasado, allá arriba en las montañas!) y a subir de nuevo! Ese día también vimos las impresionantes ruinas de Sayaqmarka. Aquí pasamos algo de tiempo pero algunos de nosotros solo podíamos pensar en el segundo campamento, que se podía ver desde las ruinas. La última parte del día consistió en bajar por el bosque tropical hasta nuestro segundo campamento. Tuvimos suerte de llegar allí solo cinco minutos antes de que empezara a llover. La lluvia andina no es como la lluvia que nosotros conocemos y te cala hasta las huesos aunque lleves capas y capas impermeables., La lluvia también intento inundar el campamento y los porteadores tuvieron que desviar el agua, que amenazaba nuestra tienda-comedor, donde todo nos estábamos refugiando.

El tercer día también tuvimos que levantarnos pronto, pero nos habían prometido que este iba a ser mas fácil. Blanca no llevaba su mochila ese día, ya que el anterior le había costado bajar porque le dolía una rodilla y este día teníamos una bajada de 1.000 m!  Después de caminar por el bosque tropical, llegamos a las ruinas de Phuyupatamarka. La bajada hasta el tercer y ultimo campamento fue relativamente fácil. Llegamos a la hora de comer! Todos estábamos cansados y queríamos ducharnos después de tres días sin hacerlo! Este era el único campamento en el que había duchas calientes y la propia guía nos había recomendado esperar! Cuando ya estábamos limpitos, caminamos unos 10 minutos hasta las ruinas de Winay Wayna ruins! Estas son las mas impresionantes del camino del Inca (después de Machu Picchu, claro!)

El cuarto día nos tuvimos que levantar incluso más temprano que de costumbre! Nuestra guía, Sol, quería que fuéramos el primer grupo en llegar al Intipunku, o Puerta del Sol, así que nos levantamos a las 3.30 de la mañana (la mayoría de los grupos se levantan a las 4). Por suerte, las deliciosas crepes estaban esperándonos en la mesa del desayuno! Tuvimos que andar unos 10 minutos para llegar a un control y allí esperar. El control no se abre hasta las 5.30 pero el primer grupo que llega allí es normalmente el primer grupo en llegar a la Puerta del Sol, así que esperamos pacientemente. La historia de Adam, que por la noche se encontró mal y al salir de su tienda para vomitar, tomó demasiado impulso y se cayo por una ladera, nos entretuvo a todos (no os preocupéis, que está bien, solo tuvo que agarrarse a unas raíces e impulsarse de vuelta!) Después de pasar el control, tuvimos que caminar por unos 40 minutos arriba y abajo (lo que Sol llamaba llanura peruana) y cuesta arriba por 10 minutos! Pero lo conseguimos y fuimos el primer grupo en llegar a la Puerta del Sol! Desde allí, pudimos ver por primera vez Machu Picchu en la distancia. Después de admirar la vista y hacernos una foto de grupo, seguimos andando, ya que nos quedaban todavía 45 minutos de bajada hasta Machu Picchu. Se veía como las ruinas se acercaban mas y mas!!!!!

Machu Picchu no nos decepcionó! Es impresionante y se pueden observar construcciones para la agricultura, viviendas y muchos restos de edificios religiosos. Es difícil de explicar, así que aquí os dejamos unas fotos!!!

Advertisements